Seleccionar página

En España se ha implantado en todas sus comisarías un sistema de IA (Inteligencia Artificial), con el objeto de descubrir denuncias falsas. VeriPol identifica el delito basándose en el texto de la denuncia.

El sistema VeriPol ha logrado detectar el 96% de denuncias falsas sobre delitos del tipo de robos o hurtos de teléfonos móviles sin intimidación, o elevadas sumas de dinero que el denunciante, por casualidad, llevaba encima en el momento del robo.

Según el Ministerio del Interior, este sistema contribuye a mejorar los índices de casos resueltos en un 80%.

Los denunciantes de este tipo de delitos tienen la cabeza fría. No dudan en engañar a una compañía aseguradora o tratar de explicar un gasto inconfesable, o simular la desaparición de objetos de valor de todo tipo, generalmente también asegurados, para cobrar las primas correspondientes.

VeriPol funciona con un algoritmo que recoge más de 300 variables. El asunto está en los detalles. Todo el mundo cuando explica un suceso verídico, argumenta su discurso de una manera similar. En el caso de olvidar pequeños detalles y faltar a la verdad, VeriPol detecta estos detalles y este faltar a la verdad, con un porcentaje de verificación. Así la denuncia puede ser verificada por VeriPol, o puesta en alerta.

A medida que el sistema analiza denuncias va aprendiendo simultáneamente y almacenando resoluciones de denuncias, en su base de datos.

La capacidad de VeriPol para simplificar las investigaciones policiales ha quedado demostrada. Por otra parte representa un ahorro destacable en recursos, a la hora de gestionar este tipo de denuncias.

Presentar una denuncia falsa es considerada como un delito penal que da lugar a multas sustanciales. Estas denuncias simuladas de delitos van aparejadas a otros delitos del tipo de las estafas. Para el contribuyente las denuncias falsas conllevan la pérdida de recursos policiales y la corrupción de sus bases de datos.